No me Callo Nada: Relata su experiencia



El Proyecto de Extensión Universitaria “No me Callo Nada” se prepara para cerrar un año de crecimiento. Surgido a través de la Comisión de Mujeres de la UNQ, el equipo se planteó trabajar la detección, el abordaje y la prevención de las manifestaciones de la violencia contra las mujeres en los ámbitos educativos, según las diferentes tipologías determinadas en la Ley 26.485.

Para dar cuenta de su experiencia, entrevistamos a Gabriela Guerrero, docente de la UNQ y directora del proyecto.

¿Cómo plantearon su trabajo a lo largo del año?

La primera etapa consiste en la formación de formadores, la capacitación interna del equipo de trabajo en torno a la problemática de la violencia contra las mujeres. Esta etapa comenzó en marzo con reuniones de trabajo periódicas, con la presencia de personalidades destacadas, entre ellas, la Dr. Andrea Andujar, quien es especialista en Género e historia de las Mujeres y Sara Pérez, que estudia el tema de la violencia simbólica. Tuvimos que aprender mucho sobre el tema y consensuar actividades. Se sumaron varias personas con valiosos aportes. Y en la otra mitad del año nos dedicamos a preparar y dar capacitaciones para docentes.

¿Cómo hicieron su presentación en público?

La primera presentación fue en el Congreso Pedagógico de Quilmes, organizado por SUTEBA, y consistió en un taller de 4 horas en el cual participaron 20 docentes. Luego seguimos testando la capacitación con un taller dado en julio a 70 estudiantes del  Instituto Superior Santa Lucia de Florencio Varela, dedicado a la formación docente del nivel inicial y primario.

¿Cuándo comenzaron los cursos para docentes?

Después de esas primeras experiencias, comenzamos un curso de 4 encuentros que se realizaron en septiembre, dos en octubre y finalmente otro en noviembre. Los que hayas asistido a 3 de los 4 podrán obtener el certificado de Capacitación para la prevención de la violencia de género en ámbitos educativos. Estamos intentando lograr que el curso sume puntos para los concursos docentes. La nueva ley dice que la persona que tenga consciencia de situaciones de violencia está obligada a denunciar. Y por eso, muchas docentes están interesadas saber como proceder. Al finalizar el curso, les entregamos un CD con informar para actuar en estos casos y con materia teórico para que sigan investigando.

¿Podes describir la dinámica de los cursos?

En el primer encuentro ponemos en cuestión el tema de género para analizar que su construcción es social y no biológica. En el segundo, nos centramos en la ley 26.485 dedicada a prevenir, sancionar y erradicar la violencia contra las mujeres en los ámbitos en que desarrollen sus relaciones interpersonales. En el tercer encuentro, analizamos los libros de textos que trabajan en las aulas. Porque encontramos que en los manuales siempre las mujeres están haciendo las labores hogareñas en las casas y los padres trabajando afuera. Presentamos un video realizados por una integrante del grupo y sus alumnos sobre el cuento de La Cenicienta, donde la protagonista quiere estudiar ingeniería y su novio es bailarín. Ese cambio permite reflexionar en torno a los roles que son asignados por una cuestión cultural y no biológica. E invitamos a las docentes a pensar cómo podemos hacer para enfrentar la violencia de género.



¿Cómo es el cuarto encuentro?

El cuarto encuentro, invitamos a compartir esas ideas y propuestas, a socializar e intercambiar las experiencias que se puedan replicar en otras aulas. Y finalmente realizamos una charla sobre qué hacer ante los diferentes casos que se advierten a diario en las escuelas y enumeramos los recursos disponibles en la municipalidad y la región.

¿Cuál es el desafío para 2013?

El desafío para el año próximo es volver a dar los 4 talleres del curso de capacitación con nuevas actividades. Y seguir sumando integrantes de la comunidad de Quilmes y la región que se comprometan contra la violencia de género.

¿Cómo está conformado el equipo del proyecto?

Lo integran las docentes Yanel Mogaburo (codirectora), Romina Amaya Guerrero, Valeria Bucci. Y los graduad@s Germán Torres, Florencia Moragas, Pablo Tolosa.  
También Paula Gutiérrez Apólito y estudiantes como Susana González, Fernanda Flores. También ha sido por importante los aportes de los integrantes de la comunidad: Elizabeth Ávila, Graciela Bertoia, Lorena Aguirre, Cintia Oliverio, Berta Aronowitz y Paola Martínez.

Los interesados en vincularse con el proyecto pueden contactarse en su blog

No hay comentarios.: