Un derecho fundamental: acceder a la Justicia



Por Daniel Ernesto Ichazo, Agente Fiscal, Temática Delitos Conexos a la Trata de Personas, UFIJ Nº 1 Desc. Berazategui
 




Se vislumbró a lo largo del tiempo las barreras continuas que se le presentaron a Susana Trimarco en búsqueda de verdad y justicia; quedaron demostradas, de esta forma, las restricciones a un derecho fundamental como es el acceso a la justicia, en este caso, violentada por la justicia de la Provincia Tucumana.

Durante el desarrollo del juicio, hubo declaraciones contestes de mujeres que dieron cuenta de  la violencia que padecían: física, psíquica,... personas vulnerables que son casos corriente en este tipo de delitos; sin embargo, los jueces "no creyeron estas historias, estigmatizando y revictimizando a las testigos del juicio", situación particular en la que la propia Marita Verón ha sido víctima. 

Como reflexión final quiero decir que este fallo ha sido un retroceso contra la lucha a la trata de personas: estas mujeres que declararon con valentía en el juicio, hoy son revictimizadas porque indudablemente el testimonio que brindaron no fueron tomados en cuenta por el tribunal por el solo hecho de ser putas; hoy son mujeres estimagtizadas por el sistema judicial tucumano; quedo al descubierto la trama de complicidades que operan en algunos estamentos del poder.

Hoy más que nunca debemos luchar para erradicar definitivamente la trata. Hoy mas que nunca necesitamos que el Honorable Congreso de la Nación sancione definitivamente la reforma a la ley de trata de personas. 

Por otra parte, y a partir de conocer los fundamentos del fallo quedará habilitada la apelación pertinente, el derecho a la doble instancia (arts. 8.2h CADH; 14.5 PIDCP) que permite acceder a una revisión completa y amplia de la sentencia condenatoria dictada en su contra, es decir, “no bajemos los brazos”.

Para conseguir justicia, no debemos "olvidarnos" que estas cuestiones implican un desconocimiento a la Convención sobre la Eliminación de Todas las Formas de Discriminación contra la Mujer y la Convención Do Belem do Pará (Convención Interamericana paraprevenir, sancionar y erradicar la violencia contra la mujer) que complementa la Convención de lasNaciones Unidas contra la Delincuencia Organizada Trasnacional (Protocolode Palermo), el Pacto Internacional de Derechos Económicos, Sociales yCulturales; las recomendaciones de la Agencia de la ONU para los refugiados (ACNUR) y la Convención de losDerechos del Niño y la ley 26061 dictada en consonancia con la convención referida, que establece que-en lo que aquí interesa- las niñas tienen derecho a no ser sometidas a un trato violento, discriminatorio, vejatorio, humillante, intimidatorio, ...; a no ser sometidas a ninguna forma de explotación sexual y/o secuestro -art. 19 CDN-; ademas que se  estaría desconociendo los compromisos asumidos por el Estado Argentino en la materia.

No hay comentarios.: