Ciencia en Movimiento visita las escuelas


Mariano Belaich es director del Proyecto de Extensión “Ciencia en Movimiento” dedicado a la difusión de conocimientos científicos en ámbitos educativos. Conversamos con él para que nos cuente los ejes de trabajo y las actividades pautadas para los próximos meses.

¿Cuáles son los ejes que han trabajado en el presente año?

El proyecto Ciencia en Movimiento pretende generar laboratorios móviles mediante el diseño y desarrollo de cajas didácticas, las cuales contendrán los elementos necesarios para la realización de trabajos experimentales de ciencias naturales aplicables para la escuela secundaria, pensando que los mismos puedan incluso desarrollarse en el aula sin necesidad de contar con instalaciones de laboratorio. Durante este año, hemos trabajado en la evaluación y generación de prácticas relativas a: el método científico; elementos de físico-química; microbiología; energética biológica. Todas ellas se están desarrollando con elementos sencillos y durables, y se formularán en cajas plásticas fácilmente transportables y livianas. El objetivo es intervenir en la educación formal mediante la implementación de actividades experimentales que colaboren en la alfabetización biológica de la población, haciendo mucho más amena la enseñanza de temas científico-tecnológicos.

¿Cuáles son las próximas actividades pautadas?
 
Las próximas actividades incluyen: finalizar con el desarrollo de las cajas mencionadas (adecuación de elementos durables e insumos consumibles, impresión de manuales de procedimiento y potencial soporte audiovisual, cuestiones de estética y diseño para el atractivo de las cajas) e implementarlas en las escuelas participantes del proyecto (N°3 de Florencio Varela y N°15 de Quilmes) de manera curricular y extracurricular. En función de los resultados que obtengamos, se propondrán para su utilización en otras escuelas en el próximo año.

¿Cómo son los laboratorios móviles que permiten desarrollar las actividades en las instituciones educativas? 
 
Los laboratorios móviles serán cajas de plástico (de aproximadamente 50 cm de largo x 30 cm de ancho x 25 cm de alto) que contendrán los insumos necesarios más la explicación para el docente (formato papel y CD) de los prácticos experimentales que se pueden realizar en el aula. Por ejemplo, para la caja de microbiología habrá medios de cultivo para bacterias, recipientes para su contención y elementos mínimos (espátula, mechero de alcohol, botellas pequeñas de vidrio, ansas, pipetas y goteros) para que cualquier docente sin necesidad de sumar otros materiales pueda montar experiencias que incluyen: visualización del mundo invisible de la microbiota; biodiversidad microbiana; carga bacteriana en sólidos (alimentos, etc.), superficies (pupitres, instalaciones sanitarias, etc.) y líquidos (agua de consumo humano, aguas territoriales, etc.); desinfección e higiene, entre otros. Para la de energética biológica habrá semillas de alpiste, macetitas, primas acrílicos de colores (para filtrar la luz que reciban las plantas), regla, tierra y espátulas. Con ello se podrá analizar qué parte de la luz blanca usan los vegetales para transformar la energía lumínica en química y a partir de allí, sostener la vida en el planeta. En tanto, la del método científico contendrá tarjetas, dados y otros elementos para que a través de situaciones lúdicas los adolescentes puedan descubrir las etapas necesarias para la construcción del conocimiento.  Por supuesto que en todos los casos, jugaremos con la creatividad de los docentes para que con lo contenido en las cajas puedan ellos mismos diseñar y crear nuevos prácticos de laboratorio, esperando que enriquezcan las cajas y sus potencialidades.

No hay comentarios.: