Clauda Álvarez: Hacia la Transformación de la Sociedad

Claudia Álvarez, codirectora del proyecto de extensión "Trabajo Autogestionado", viajó al XXVI Encuentro de Mujeres que se realizó el 23, 24 y 25 de noviembre en San Juan. En una breve entrevista, relata su experiencia y las actividades en las cuales participó representando al proyecto de extensión.


¿Cómo fue su experiencia en el Encuentro y en qué actividades participaron?

Fue una experiencia potente en varios sentidos, primero por la magnitud de mujeres más de 27 mil  reunidas en el 28 Encuentro Nacional de Mujeres en San Juan. Segundo  por los reclamos estructurales que nos convocaban a todas: Basta de violencia contra las mujeres", "Basta de femicidios", "No a la trata", "Basta de patriarcado", "Justicia para Marita Verón", “No a la precarización laboral", "No a la megaminería"  entre otras. Finalmente por la diversidad, mujeres jóvenes, viejas, niñas, adolescentes, mujeres militantes, amas de casa, trabajadoras, educadoras, estudiantes, mujeres con múltiples experiencias, prácticas, lógicas, ideologías, formas de comprendernos. De allí el slogan que acompañó la convocatoria “El Encuentro Somos Todas”.

Viajé con las compañeras de la Cooperativa UST y del Bachillerato Arbolito de la UST. Participamos en los talleres de Mujeres y Educación, Mujeres y Adicciones, Mujeres Empresas y Fábricas recuperadas, y Mujeres y Hábitat, Acceso a la tierra, vivienda y servicios. También participamos en las dos marchas que se hicieron, una el día sábado en repudio a la Barrick Gold, empresa transnacional extractivista, que a lo largo de su historia y en diferentes partes del mundo está produciendo desastres de todo tipo: contaminación y destrucción de ecosistemas, saqueo de los bienes comunes, arrasando con las comunidades locales, con la vida de pobladores y de los trabajadores, con la cultura y con las pequeñas economías regionales. La segunda marcha multitudinaria fue el domingo con la marcha de cierre con posturas encontradas especialmente con el tema del aborto, pero con la grandeza del espacio en abrir el debate. En la marcha de cierre las mujeres sanjuaninas se asomaban de las ventanas de sus casas, de los edificios, salieron a las calles demostrando que el encuentro de Mujeres no es peligroso como quiso instalar la prensa vernácula. Los encuentros de Mujeres se realizan en todas partes del mundo pero en Argentina se hizo sin interrupciones hace 28 años, hay que tener en cuenta el desarrollo del movimiento de mujeres en Argentina desde el retorno de la democracia en 1983.

¿De qué forma se puede relacionar los principios de la Economía Solidaria con las actividades realizadas en el marco del Encuentro?

El movimiento de mujeres, entre otros movimientos sociales, es constitutivo y constituyente de lo que denominamos economía social y solidaria, ó como nos gusta decir en el equipo la Otra Economía. Las mujeres somos protagonistas de estas otras formas de organizar el trabajo, la producción, el consumo, la circulación de bienes y servicios. El encuentro lo refleja en los debates sobre feminismo, patriarcado y anticapitalismo. En realidad capitalismo y patriarcado van por caminos paralelos, si bien el capitalismo es un sistema económico basado en relaciones de explotación y maximización de ganancias y el patriarcado es una forma de organización política, social, económica, ideológica y religiosa basada en la idea de la autoridad y superioridad de lo masculino sobre lo femenino; ambos intentan negar e invisibilizar la dimensión económica que tienen las mujeres en la vida en general, pero en el trabajo doméstico en particular. Por eso decimos que el concepto trabajo se utilice para la crianza de los hijos, también trabajo son las actividades domésticas, las funciones del hogar.

Tendremos una  economía social, solidaria, justa en la medida que vayamos dialogando con otros espacios y encuentros que coloquen la crítica en prácticas autoritarias, jerarquizadas, explotadoras y que se atrevan a debatir el extractivismo como lo hicimos en San Juan. Con movimientos que también vayan en el sentido de transformación de la sociedad, con proyectos verdaderamente democrático, de respeto de los derechos de las mujeres y de los hombres, del trabajo, de los derechos de la naturaleza, de respeto a los bienes naturales y para el buen vivir de las regiones.

 


No hay comentarios.: