Empresas Territoriales “Dar es saber”



Conversamos, una tarde en el comedor de la UNQ, con Natalia Martínez, directora del PEU Empresas Territoriales “Dar es saber”.  


¿Cómo nació el PEU Empresas Territoriales “Dar es saber”?
Este proyecto nació inspirado en el PEU INSYTU que en sus comienzos trabajaba casos puntuales de reinserción laboral.  Cuando éste tomó la definición de volcarse hacia el eje de la empresa social, emprendimientos y demás, vimos que la contención de personas individuales con discapacidad no podía ser contemplada desde ahí. Así fue que dijimos “retomemos lo trabajado y enfoquémonos en las condiciones de inserción y empleo de personas con discapacidad”.

¿Cuáles son los objetivos del proyecto? ¿Cómo se organizan para llevarlos adelante?
Nuestro principal objetivo es generar y mantener un vínculo laboral estable entre empresas de la zona y personas con discapacidad. Sin embargo, como primer paso aspiramos a que las empresas nos brinden el espacio para que la gente se capacite y se desarrolle a nivel laboral y así demostrar que no está impedida de realizar tareas, sino que tiene simplemente un déficit. Nos proponemos resaltar que las personas con discapacidad cumplen con sus responsabilidades, no faltan al trabajo sin motivo.
Nosotros no solo apuntamos al empresario sino al emprendedor que tiene un proyecto independiente y puede capacitar a un grupo de personas en su trabajo, enseñar algo de lo que hace y que el día de mañana pueda incluir a algunas de estas personas en su proyecto. Así podemos generar un ida y vuelta: yo te capacito y esto me vuelve a mí con tu trabajo.
Apuntamos a los negocios más chicos porque en las grandes empresas se pierde la individualidad. Un comercio más pequeño nos permite mayor contacto con el dueño, mayor contención. Si es una empresa de la zona podemos supervisarlo mas seguido que en un lugar mas lejos. La idea es no dejar a la gente a la deriva, poder ir cada quince días. Queremos ir despacio y empezar a tener espacio para que las personas adquieran experiencia.
Trabajamos con el programa Promover del Ministerio de Trabajo de la Nación que nos brinda herramientas de políticas públicas para ofrecer a las empresas y a los emprendedores. Siempre tratamos de trabajar en conjunto con ONGs o con organismos del Estado para que haya un sustento en cuanto a la parte legal para que el empresario también se quede tranquilo.
Nos apuntalamos en los programas gubernamentales para que la persona tenga un ingreso aunque sea en los primeros meses hasta que esté asentado en el trabajo.

¿En qué están trabajando en este momento?
Actualmente, estamos realizando actividades de monitoreo. Nuestro trabajo mas fuerte ahora es en el territorio.
La propuesta es que durante el primer año podamos avanzar con una base de datos de emprendedores de Quilmes y de empresas, principalmente Pymes, que quieran trabajar capacitando o brindando la posibilidad de que se hagan pasantías laborales con personas con algún tipo de discapacidad.
            La base de datos de personas con discapacidad la extraemos desde el municipio de Quilmes, del área de Bolsa de Trabajo que se está formando. En esta base encontramos, incluso, personas que ya fueron evaluadas y así ganamos tiempo. Quiere decir que si alguna empresa nos dice “necesito a alguien con perfil administrativo”, no se arranca de cero una búsqueda sino que tenemos a quién enviar según los perfiles.
La búsqueda, en principio, es concientizar, difundir e integrar a personas con algún tipo de discapacidad en el mercado laboral, que es algo que no se cumple hoy en día ni siquiera en el ámbito público. Nosotros queremos empezar a tocar el ámbito privado porque de lo público se encargan a nivel municipal.
Comenzamos con aquellas empresas que tengan Responsabilidad Social Empresaria. Es difícil el trabajo, pero lo que estamos haciendo ahora es trabajo de territorio, chequeo y brindando información en los comercios sobre la ley que existe vinculada a discapacidad y trabajo, charlando sobre las experiencias de trabajo con personas con discapacidad.
El primer grupo de personas con las que queremos empezar a trabajar ya hicieron pasantías en el municipio, es decir que ya hubo una evaluación previa. En este sentido, contamos con un pequeño staff de gente a tener en cuenta para otros trabajos
El principal problema con el que nos encontramos es que la mayoría de las personas adultas con discapacidad no tienen experiencia laboral. Primero por la cuestión de la discriminación y por la poca formación académica a la que acceden después del colegio.

¿Qué respuesta encuentran cuando les llevan la propuesta a los empresarios?

Al ir desde un marco universitario se genera mayor confianza. Igualmente, hay algo de resistencia en las empresas, muchos fantasmas, por eso necesitamos ir haciendo campañas de concientización.
Las empresas a las que vamos a ir en esta primera ronda son empresas que ya han trabajado o conocen el programa Jóvenes, entonces ya tuvieron contacto con alguien que fue a hablar sobre inclusión.

¿Cómo trabajan la vinculación con la carrera de Terapia Ocupacional?
Los integrantes de la parte de dirección del Proyecto somos docentes de Terapia Ocupacional.
Hoy en día incluimos a estudiantes de la Práctica Profesional V y la idea es que puedan sumarse mas sin importar en qué momento de la carrera están.
Por otro lado, debemos contactarnos con la comisión de Discapacidad de la universidad y con el Observatorio Laboral para ver cómo trabajan la inclusión de  sectores vulnerables y el tema discapacidad. Otra cosa para agregar es que nos contactamos con una empresa de capital que se llama IEUS que tienen generada una base de datos de personas con discapacidad.
Ellos se contactan con empresas que tengan RSE que quieran incluir a personas con discapacidad y son los únicos anuncios de empleo que hacen. Yo tuve una reunión con ellos el año pasado, a través del proyecto y quedamos en contacto. El tema es que las empresas a veces buscan perfiles muy altos o con niveles de inglés altos. Hay puestos de trabajo que alguien en sillas de ruedas podría realizar pero tiene como requisito un nivel muy elevado de ingles. En esos casos las personas quedan excluidas aunque en el día a día podrían realizar las tareas.
Por eso apostar a la capacitación y al empleo independiente es una buena opción.

No hay comentarios.: